22 febrero, 2024

Un restaurante de California utilizó un falso sacerdote para descubrir los “pecadillos” de sus empleados

0
Taquería Garibaldi

Taquería Garibaldi, una de las cadenas de restaurantes más célebres de California se encuentra en el ojo del huracán toda vez que hace algunos días se descubrió que utilizó un falso sacerdote para descubrir los “pecados” de los trabajadores.

La noticia, dada conocer por Restaurante Business, afirma que los directivos de Taquería Garibaldi utilizaron el engaño para descubrir infracciones confesadas como falsear las horas, según una investigación del Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

En California, un falso sacerdote conminó a los empleados a confesar sus “pecados”

Los empleados de los mencionados restaurantes, localizados en el norte de California podrían haber pensado que su empleador les estaba ayudando a llegar al cielo cuando trajeron a un hombre de la iglesia para escuchar confesiones durante el horario de trabajo.

Pero en lugar de absolver a los trabajadores por pecados como el robo o hacer trampa con las tarjetas para checar, el falso sacerdote informaba sobre las transgresiones a la gerencia, un engaño que el Departamento de Trabajo de Estados Unidos calificó como uno de los trucos más descarados que un empleador haya realizado.

California

El organismo gubernamental dijo que descubrió el engaño mientras investigaba al operador de los restaurantes, Che Garibaldi Inc., por supuestas infracciones, como negar el pago de horas extras a los trabajadores que registraban más de 40 horas a la semana.

Los investigadores también estaban indagando informes de que la gerencia había desviado dinero de los fondos comunes de propinas de los restaurantes y había amenazado con represalias a los trabajadores que informaban las infracciones. Se sabe que, incluso, un informante fue despedido.

El Departamento de Trabajo se enteró de que la gerencia había traído a una persona que identificaron como un sacerdote, explicando a los empleados que podían confesar sus pecados mientras estaban trabajando. Según la oficina gubernamental, el falso clérigo desempeñó el papel con entusiasmo, instando a los empleados a “sacar los pecados” y preguntándoles en el entorno confidencial de una confesión si habían robado en el trabajo, llegado tarde a un turno o engañado a su empleador de alguna otra manera.

También se les preguntó si tenían alguna intención perjudicial contra Che Garibaldi, una cuestión aparentemente destinada a descubrir posibles denunciantes.

¿Y en qué termino todo esto?

Los responsables de Che Garibaldi aceptaron una sentencia de consentimiento del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Este de California, básicamente, una oferta para evitar un juicio y permitir que un juez decida cuál es un castigo justo por presuntas violaciones y daños a una parte.

Taquería Garibaldi

El juez William Schubb ordenó a los tres propietarios-operadores de Che Garibaldi, Eduardo Hernández, Héctor Manuel Martínez Galindo y Alejandro Rodríguez, pagar 70,000 dólares en salarios atrasados y otros 70,000 dólares en daños a los 35 empleados.

También se instruyó a los responsables a pagar 5,000 en multas civiles y se les advirtió que no se tolerarían más violaciones de las leyes laborales federales.

La sentencia también obliga a los propietarios a instalar relojes de tiempo confiables en los restaurantes y abstenerse de alterar los registros de tiempo.

Te puede interesar: Cacahuates japoneses, la deliciosa botana ¡que fue creada en México!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *